La crisis de la Covid-19 ha puesto de relieve lo esencial que es el transporte público para garantizar el acceso y la continuidad de los servicios básicos. Durante el confinamiento, en todo el mundo, se mantuvo la oferta de transporte público para garantizar la movilidad de los trabajadores esenciales.